martes, 3 de abril de 2012

La fábula del Colibrí. La necesidad de los pequeños esfuerzos.


Cuando nuestro pequeño esfuerzo cotidiano puede parecer que no ayuda a resolver los problemas a los que nos enfrentamos como sociedad y hay tanta gente implicada que nuestro esfuerzo se diluye, siempre me acuerdo de la fábula del colibrí de Wangari Maathai.

Había una vez un incendio en el bosque. Todos los animales huían desesperados. Sólo un colibrí hacía el camino contrario. Con el pico tomaba agua de un lago cercano y la arrojaba al fuego.

Otro animal, intrigado por su proceder, le preguntó:

- Colibrí ¿en realidad crees que puedes apagar el incendio?

El colibrí le respondió:

- Estoy seguro de no poder apagar el incendio solo, pero yo hago mi parte.



Todos los pequeños esfuerzos son importantes.

2 comentarios: